Harry Potter y la piedra filosofal (y el resto de películas): ¿a partir de qué edad?

¿Pueden ver tus hijos Harry Potter y la piedra filosofal (y el resto de pelis de la saga)? ¿O aún serán demasiado pequeños? ¿Tal vez pueden ver las dos primeras películas pero debes esperar para las siguientes? ¿Cómo podrías averiguarlo?

Si te estás haciendo estas preguntas, has llegado al lugar adecuado.

Ya hemos hablado en el blog de los libros de Harry Potter y de cómo podemos leerlos con nuestros hijos desde muy corta edad y disfrutar del viaje como la experiencia inolvidable que es. Tras leer los libros, resulta inevitable preguntarse si sería conveniente ver las películas.

La saga cinematográfica de Harry Potter está formada por 8 películas estrenadas entre 2001 (Harry Potter y la piedra filosofal) y 2011 (Harry Potter y las reliquias de la muerte parte 2), y fue en su momento uno de los acontecimientos más notables en el ámbito de la cultura popular. El estreno de una nueva película de Harry Potter levantaba tanta expectación y tantas pasiones enfrentadas ahora lo hacen las películas de Star Wars producidas por Disney.

Si estás leyendo esto es porque estás interesado en estas películas, y quizá incluso las hayas visto hace tiempo, pero ahora quieres una respuesta a esta pregunta: ¿Puedes ver Harry Potter y la piedra filosofal, y el resto de películas de la serie, con tus hijos? ¿A partir de qué edad?

Harry Potter y la piedra filosofal
No te fíes de sus rostros angelicales. La saga de Harry Potter no es exactamente infantil, ni siquiera las primeras películas.

Vamos a intentar contestar a estas preguntas en los siguientes párrafos.

La calificación por edades, un asunto complicado

Según la Motion Picture Asociation of America (MPAA), el organismo encargado de la clasificación por edades de las películas en Estados Unidos, la saga de Harry Potter oscila entre PG y PG-13.

¿Que qué significa eso exactamente? En seguida te lo cuento.

Una calificación PG significa que se recomienda la supervisión y la guía de un adulto en el visionado de la película, porque podría tener contenido que algunos padres clasificarían como inapropiado. No te asustes: muchas películas consideradas infantiles reciben esta calificación, porque se considera “contenido potencialmente inapropiado” a cosas como escenas de acción (poco violentas), palabras malsonante como “mierda” o, simplemente, escenas muy emotivas que pueden producir reacciones intensas en el espectador (desde terror hasta risa o llanto). La MPAA suele ser muy estricta en la aplicación de estas calificaciones.

Para que te hagas una idea, algunas películas infantiles clasificadas como PG son Brave (indomable), Up, Madagascar, Kung Fu Panda o Shrek.

La calificación PG-13 indica que el contenido puede ser inapropiado para niños menores de 13 años, e insta a los padres a tener cuidado, supervisar y guiar el visionado (o impedirlo, llegado el caso).

Esta calificación surgió en los años 80, a raíz del estreno de Indiana Jones y el templo maldito y Gremlins. Ambas películas eran, al parecer, demasiado fuertes como para recibir la calificación PG, pero no tan fuertes como para recibir la calificación R (para mayores de 17 años), así que se quedaron con un PG. Al parecer, muchos padres y madres consideraron que Mola Ram arrancando el corazón a su víctima sin anestesia o que un ama de casa triturando a un gremlin con una batidora eran escenas que no deberían formar parte de una película familiar.

La MPAA creó entonces la calificación PG-13, un escalón intermedio entre el PG y el R. Así, en las películas calificadas como PG-13 puedes encontrar escenas de violencia (nunca excesiva ni demasiado explícita o sangrienta), lenguaje malsonante más fuerte y frecuente que en la PG (del tipo de “gilipollas”, “cabrón”, “hijo de puta”, etc), algo de sexo (nunca explícito), personajes que fuman, beben alcohol o consumen drogas, y escenas fuertemente emotivas.

Algunos ejemplos de películas muy conocidas calificadas como PG-13 son Star Wars III: la venganza de los Sith, El señor de los anillos y El hobbit (las seis películas), Gremlins 2, Aventuras en la gran ciudad o Spiderman. Como ves, se trata de películas que no son exactamente familiares, pero que muchas familias considerarían adecuadas para ver con niños a partir de cierta edad.

Harry Potter y la piedra filosofal
Habrás visto estos logos de la MPAA un montón de veces en trailers y títulos de crédito de tus pelis preferidas.

Pues bien, la calificación de las películas de la serie de Harry Potter es esta:

PG:

  • Harry Potter y la piedra filosofal (HP1).
  • Harry Potter y la cámara secreta (HP2).
  • Harry Potter y el prisionero de Azkabán (HP3).
  • Harry Potter y el misterio del príncipe (HP6).

PG13:

  • Harry Potter y el cáliz de fuego (HP4).
  • Harry Potter y la orden del fénix (HP5).
  • Harry Potter y las reliquias de la muerte parte 1 (HP7).
  • Harry Potter y las reliquias de la muerte parte 2 (HP8).

¿Qué significa todo esto?

La calificación por edades de la MPAA, que cito repetidamente por ser la más conocida (en cada país tienen la suya, pero es muy similar, y raramente más exigente) solo es una orientación para padres, madres y tutores legales.

Es decir, es un aviso del tipo: “eh, oiga, aquí podría haber algo que podría suponer un problema para usted o sus hijos. Échele un vistazo y decida en consecuencia”.

Harry Potter y la piedra filosofal
¿Cómo? ¿Que en mi peli puede haber algo que suponga un problema? ¿A qué demonios se refieren? Me voy a liar a mamporros de un momento a otro…

Los criterios de las agencias calificadoras tienen que ser necesariamente genéricos. Un PG-13 pueden asignarse porque en una película aparecen gran cantidad de palabrotas, pero a lo mejor tú no tienes ningún problema con eso, porque asumes que tus hijos están oyendo esas palabras todos los días en el mundo real y que no tiene sentido fingir que no existen. Se dialoga con ellos del asunto y no pasa nada. O a lo mejor para ti las palabrotas sí que son un problema.

Otras veces el PG-13 se asigna porque aparece un pecho desnudo o un culo al aire, o porque hay una escena de sexo (light) y bromas de índole sexual, o una pelea a puñetazo limpio entre dos personajes protagonistas, o un monstruo de aspecto temible, o una muerte de un personaje principal. De nuevo, puede que sean cosas que para ti y tus hijos no suponga ningún problema, o puede que sí.

Quiero decir que los criterios generalistas no sirven para casos individuales. Tú conoces a tus hijos mucho mejor que los miembros de la MPAA. Solo tú sabes qué les asusta, qué les repele, qué les puede afectar más de la cuenta. Tú sabes cuál es su nivel de madurez. Cuidado: el suyo, no el que a ti te gustaría que tuvieran.

A ti te corresponde la decisión final.

¿Pero mis hijos pueden ver ya las películas de Harry Potter, o no?

No hay una respuesta correcta para todo el mundo. Apuesto a que ya lo imaginabas.

Voy a intentar ayudarte a encontrar tu propia respuesta, pero la decisión solo puede ser tuya. Y voy a ayudarte del siguiente modo: recordándote las escenas potencialmente peliagudas que puedes encontrar en cada una de las películas, para que puedas decidir qué hacer en cada caso.

Mi consejo es el siguiente: tienes que ver tú las películas antes de proyectárselas a tus hijos/as. Si ya las conoces, un vistazo rápido, avanzando con tu reproductor a toda velocidad, será suficiente. Localiza las escenas que te parecen conflictivas. Luego, durante la proyección, acompaña a tus hijos/as siempre. Cuando llegue una escena que creas que no es adecuada, pulsa el botón de pausa y sáltala (mostrando, como mucho, algunos fotogramas) mientras explicas lo que sucede para que no pierdan el hilo, con la promesa de que podrán verlo cuando sean un poco mayores.

La palabra censura suena muy fea, lo sé, pero se trata exactamente de eso. Los peques pueden disfrutar así de la película (casi) con normalidad.

Realmente, no hay nada demasiado intenso en las películas de Harry Potter. Es cierto que algunas escenas pueden dar algo de miedo a los más pequeños, que algunos personajes son temibles y que hay algún momento inusitadamente violento, pero pienso que, a veces, tratamos de proteger en exceso a los niños. El miedo es una emoción humana como cualquier otra, y asustarse (dentro de un orden) viendo una película no tiene por qué ser más contraproducente que reír, llorar, dar saltos de alegría o sentir mucha pena por la pérdida de un personaje querido. Esa es la magia del cine, y de todo el arte, en general: su capacidad de emocionarnos.

Harry Potter y la piedra filosofal
Gato asustado porque sus dueños han puesto en la tele unos viejos dibujos de Pixie y Dixie.

Lo más razonable, sin duda, es utilizar el sentido común, porque de hecho existe el contenido inapropiado para los niños: cuando digo que no pasa nada porque un niño pase algo de miedo viendo una película, no me refiero a proyectar El resplandor de Kubrick, ¿eh? Ya tendrán tiempo para eso más adelante, si quieren. Me refiero a que tú también quisiste ver (y seguramente hasta lo conseguiste) Poltergeist, Los goonies o Muñeco diabólico mucho antes de la edad a la que teóricamente te correspondía.

Escenas peliagudas en las películas de Harry Potter

Hechas las advertencias anteriores, vamos a entrar en detalle película a película. Ni que decir tiene que los siguientes párrafos están plagados de spoilers que desvelan detalles importantes de las tramas. Continúa leyendo bajo tu responsabilidad.

Harry Potter y la piedra filosofal (Chris Columbus, 2001).

  • Harry sufre maltrato psicológico continuo en casa de sus tíos. El maltrato se vuelve físico cuando el tío Vernon lo zarandea y le tira del pelo y las orejas justo después de la visita al zoológico. Es una escena que puede resultar muy violenta para los más pequeños.
  • Cuando Hagrid explica a Harry cómo murieron sus padres, hay un flashback en el que se atisba el asesinato de Lily Potter. No hay sangre y es breve, pero puede resultar perturbador, sobre todo porque en la misma escena aparece Harry de bebé como testigo mudo en su cuna.
  • En un momento dado, Harry, Ron y Hermione entran sin querer en el pasillo prohibido de la tercera planta en Hogwarts. El ambiente allí se vuelve de pronto tenso y siniestro, y un poco después aparece Fluffy, el perro gigante de tres cabezas, una imagen que puede resultar cómica o terrorífica, dependiendo del temperamento de tus hijos.
  • Hay una pelea contra un troll en un cuarto de baño. El trío protagonista corre verdadero peligro, y el monstruo en cuestión es horripilante. De nuevo se trata de una escena entre lo cómico y lo terrorífico (esos mocos de troll…) que puede encantar o asustar a tus hijos.
  • La escena en el bosque prohibido es bastante tétrica. Allí aparece un Voldemort misterioso y encapuchado bebiendo la sangre de un unicornio. Está a punto de atacar a Harry, quien se salva en el último momento. Quizá sea demasiado intenso para tus hijos.
  • Durante las pruebas finales para encontrar el escondite de la piedra filosofal, vuelve a aparecer el perro Fluffy.
  • Pero, sin duda, la escena más chunga de la película es el duelo final contra el profesor Quirrell. Es, en mi opinión, de una violencia desmedida comparada con el resto de la película. El rostro de lord Voldemort en la nuca del profesor Quirrell ya es suficiente para provocar pesadillas a más de uno, pero lo peor viene después, cuando Quirrell trata de estrangular a Harry y este le toca la cara, que se agrieta y deshace, entre espeluznantes gritos de agonía, en un primer plano bastante gráfico. Es una escena digna de una calificación PG-13 más que PG.
Harry Potter y la piedra filosofal
Pero también hay risas, aventuras, emoción y un sincero canto a la amistad.

Harry Potter y la cámara secreta (Chris Columbus, 2002).

  • El callejón Konckturn es de ambiente pesadillesco, poblado de personajes de lo más desagradable.
  • En Borgin & Burkes hay un golpe de efecto de los que hacen dar un bote en el asiento, cuando la Mano de la Gloria se mueve repentinamente y aferra a Harry. Puedes suavizarlo advirtiendo a tus hijos/as de lo que va a ocurrir y bajando el volumen del sonido.
  • El elfo Dobby se autolesiona repetidamente golpeándose con todo tipo de cosas. En general, el efecto es divertido, pero puede afectar a los más pequeños o a los más sensibles.
  • Harry oye voces varias veces a lo largo de la película, un susurro que habla de matar, desgarrar, beber sangre y otras cosas así de agradables. También aparecen escritas en las paredes (supuestamente con sangre) frases de la misma catadura. 
  • La visión de Hermione Granger petrificada puede resultar perturbadora para algunos pequeños.
  • Sin duda, una de las escenas más espeluznantes es la de Aragog y las arañas gigantes en el bosque prohibido. También es probablemente la mejor de toda la película. Gustará y repelerá a partes iguales, dependiendo de la sensibilidad de cada cual. Absténganse los que padezcan de aracnofobia.
  • El duelo final es largo y sangriento. Ginny Weasley parece muerta (aunque luego resulta no estarlo). Tom Ryddle revela su lado más sádico, y el basilisco es todo lo temible que debe resultar un monstruo mortífero. El fénix de Dumbledore lo ciega arrancándole los ojos. Aunque no se muestra como lo hace, sí que se adivinan las cuencas ensangrentadas del monstruo después del ataque. Harry corre peligro mortal durante un buen rato, y sufre una aparatosa herida en un brazo. El basilisco acaba muriendo con una espada clavada en el interior de la boca. Todo un poco más bestia de lo que sería de esperar en una película calificada como PG.
Harry Potter y la piedra filosofal
Pero también hay escenas tan divertidas como la del viejo Ford Anglia volador o tan emotivas como el regreso de Hagrid cuando todos están en el gran comedor.

Harry Potter y el prisionero de Azkabán (Alfonso Cuarón, 2004).

  • El ambiente en general de esta película es más tétrico que el de las dos primeras, que resultaba festivo a pesar de algunos momentos de oscuridad puntuales. La propia trama (sobre un asesino convicto fugado de la cárcel con el supuesto propósito de asesinar al protagonista) ya no es, de entrada, muy infantil que digamos en el sentido habitual del término.
  • “El monstruoso libro de los monstruos” es un libro de texto con dientes y ojos que trata de atacar a Harry. Aunque se trata de un recurso cómico bastante eficaz, su primera aparicion puede producir cierta impresión.
  • Sin duda, el plato fuerte de esta película son los dementores. Aunque apenas vemos de ellos más que una capucha negra y una mano tumefacta, resultan criaturas espeluznantes. Su aparición en el tren es terrorífica y, al mismo tiempo, de una maestría sobresaliente. Puedes comentar con tus hijos/as, si ya son lo bastante maduros, los innumerables recursos que usa el director para hacer poner de los nervios al personal antes de la aparición del dementor. Racionalizarlo ayuda a rebajar la tensión y, de paso, aprenden algo sobre el buen cine.
  • Durante el partido de quidditch se ve fugazmente la boca de un dementor, esa aspiradora mortal. Y en la escena final del lago, cientos de dementores atacan simultáneamente a Harry y a Sirius hasta casi acabar con su vida. Es la escena más intensa de la película y debes valorar su proyección cuidadosamente.
  • El interior de la casa de los gritos tiene un ambiente enfermizo. El propio Sirius Black resulta repulsivo, al menos al principio, así como Peter Pettegrew.
  • En un momento dado, Harry grita enfurecido que encontrará a Sirius y lo matará con sus propias manos. No es de las escenas que suelan mencionarse como susceptibles de ser inapropiadas para niños, pero a mí en particular me pareció bastante impactante oír a un muchacho de trece años hablar en esos términos.
  • La escena de la profecía de la profesora Trelawney también resulta perturbadora, por la forma magistral en la que está rodada y la voz impostada de la actriz.
  • La transformación de Lupin en hombre lobo y su posterior pelea con Sirius (convertido en perro para la ocasión) es probablemente, junto con la escena del lago y los dementores mencionada antes, la más fuerte del filme. Debes tenerlo en cuenta.
  • También hay un puñetazo muy gráfico de Hermione a Draco Malfoy. El muchacho se marcha llorando y sangrando por la nariz, mientras los protagonistas celebran la agresión. Por ello puede ser considerada inadecuada para muchas familias. Como mínimo, se merece unos minutos de diálogo con tus hijos/as.
Harry Potter y la piedra filosofal
Pero también hay aventura a raudales, unos protagonistas infantiles capaces de superar cualquier dificultad y una alucinante trama de viajes en el tiempo.

Harry Potter y el cáliz de fuego (Mike Newell, 2005).

  • Nuevamente, el ambiente de esta película resulta en general insano. Menos que El prisionero de Azkabán, en mi opinión, aunque supongo que la intención de los responsables fue la contraria. Aparecen también las primeras referencias de índole sexual, si bien son muy livianas.
  • En la primera prueba del Torneo de los Tres Magos, Harry debe luchar contra un temible dragón. Sufre diversas contusiones y heridas. El dragón acaba estrellándose contra un puente y, presumiblemente, muriendo.
  • En la segunda prueba aparecen las sirenas del lago. Son criaturas desagradables, con dientes puntiagudos y actitud amenazante. Durante un momento, el espectador más inocente puede pensar que algunos personajes principales, como Ron o Hermione, han muerto ahogados.
  • La prueba del laberinto es la más angustiosa de las tres, con un personaje (Krum) que se comporta de forma violenta, con los ojos velados y la expresión enloquecida. Otros dos personajes son atrapados por las ramas de los setos y da la impresión de que van a morir asfixiados.
  • El personaje de Ojoloco Moody es tan aterrador como fascinante. Puede resultar demasiado intenso para los más pequeños. En su primera escena como protagonista tortura y mata a una araña. A menudo da la impresión de beber alcohol compulsivamente de una petaca que siempre le acompaña, aunque al final se descubre que no era alcohol lo que consumía.
  • La última media hora de El cáliz de fuego es, con diferencia, el fragmento más perturbador de las cuatro primeras películas en su conjunto, y casi de toda la saga. La escena del cementerio está plagada de momentos espeluznantes: Cedric Diggory muere de forma repentina (sin sangre), Colagusano se amputa una mano (fuera de plano, pero de forma muy gráfica), rasgan el brazo de Harry para obtener unas gotas de su sangre, Voldemort empuja, arrastra y humilla al protagonista… Al regreso, el padre de Cedric grita de dolor por la muerte de su hijo durante unos segundos desgarradores.
  • Pero, en mi opinión, la escena más peliaguda para los niños, más incluso que la del cementerio, es la transformación de Ojoloco en Barty Crouch Jr: su rostro y su voz se deforman de manera horrible durante bastante tiempo y en primer plano.
Harry Potter y la piedra filosofal
Y no te olvides de que también hay enfados, reconciliaciones, magia, aventuras y escenas tan divertidas como la del baile de Navidad.

Harry Potter y la orden del fénix (David Yates, 2007).

  • Al principio de La orden del fénix predomina el ambiente oscuro, ni siquiera aliviado por algunas escenas cómicas o simplemente aventureras como sucedía en las películas anteriores. Ese ambiente se va aligerando conforme avanza el metraje, coincidiendo con el estado de ánimo de Harry, a diferencia de las otras películas, en las que la evolución era la contraria.
  • En esta película se empieza a profundizar en las cuestiones de índole político: asuntos como el supremacismo, el racismo, la guerra o el genocidio son recurrentes a partir de este momento. Algunas personas podrían considerarlos poco adecuados para niños.
  • Hay alguna insinuación de índole sexual, pero muy suave. Lo más notable es un beso en los labios de dos de los personajes principales (Harry y Cho).
  • En cuanto a escenas inquietantes, nada más empezar la película se produce el ataque de dos dementores a Harry y a su primo en un pasaje subterráneo.
  • A lo largo de la película, Harry tiene diversos flashbacks de la muerte de Cedric, así como visiones y pesadillas. Están rodadas y montadas de forma que pueden impactar a los más jóvenes.
  • El personaje de Dolores Umbridge es de un sadismo inusitado. Uno de sus castigos consiste en hacer que Harry escriba varias veces en un papel “No debo decir mentiras” con una pluma mágica que le rasga la piel mientras escribe.
  • En la película aparece una raza de criaturas fantásticas, los thestrals, una especie de caballo esquelético y carnívoro. Aunque son inofensivos, tienen un aspecto repulsivo y pueden asustar a los más pequeños. Algo parecido puede pasar con el gigante Grawp.
  • En una de sus pesadillas, Harry contempla un brutal ataque de la serpiente Nagini al señor Weasley en el que el padre de Ron está a punto de morir.
  • El personaje de Bellatrix es espeluznante por sí mismo y su sola presencia puede ser suficiente para provocar pesadillas a más de uno.
  • Severus Snape tiene una reacción muy violenta cuando Harry entra por accidente en su mente. Puede resultar perturbador.
  • La escena entera del departamento de misterios es, como no podía ser de otro modo, inquietante. Hacia el final de la misma tiene lugar la muerte de Sirius Black, rodada de manera muy emotiva. Cegado por el odio, Harry persigue a Bellatrix y hace un amago de acabar con su vida.
  • El duelo mágico final entre Dumbledore y Voldemort es espectacular, pero también puede ser excesivo para los más jóvenes.
  • En mi opinión, lo más impactante para las jóvenes audiencias puede ser la posesión de Harry justo tras el duelo. Durante unos segundos que se hacen muy largos, Harry yace en el suelo con expresión de dolor extremo, los ojos velados, el rostro lívido, y hablando con la voz de lord Voldemort.
Harry Potter y la piedra filosofal
Y, sin embargo, también encontrarás una arrebatada exhaltación de la amistad y de su poder contra los designios de los poderosos.

Harry Potter y el misterio del príncipe (David Yates, 2009).

  • En esta película se sigue profundizando en la temática más adulta de la saga (genocidio, fascismo, racismo, guerra…). También en la sexualidad: varios adolescentes se besan apasionadamente a lo largo de la película y hay referencias (muy veladas, eso sí) al sexo.
  • Una joven introduce una poción de amor en unos bombones que acaba consumiendo Ron. La poción actúa como una potente droga y el resultado es cómico, por lo que algunas personas podrían inferir que este tipo de sustancias son un asunto divertido. Harry bebe otra poción lamada suerte líquida que también tiene efectos semejantes a los de una droga.
  • Las desapariciones y apariciones pueden sorprender y asustar a los más pequeños, al menos al principio, pues implican un intenso efecto sonoro acompañado de la deformación de las facciones de los personajes.
  • Un personaje (Katie Bell) sufre una crucifixión en el aire mientras ahora un grito mudo. Es una escena muy intensa, más aún porque resulta totalmente imprevista.
  • Se produce un duelo mágico entre Harry y Draco Malfoy. Draco acaba en el suelo, sangrando copiosamente y a punto de morir.
  • El personaje de Ron se asfixia por la acción de un veneno. Sufre convulsiones, expulsa de saliva por la boca y hace ruidos de ahogamiento. Resulta bastante impactante.
  • Hay varios flashbacks (en el pensadero) de la infancia y jueventud de Tom Ryddle. En todos ellos, el joven Tom resulta muy inquietante y siniestro, como, por otra parte, es natural.
  • La agonía de Dumbledore tras beber el agua envenenada en la cueva de Voldemort es emocionalmente muy intensa y puede afectar a muchos espectadores de todas las edades.
  • Sin duda, el plato fuerte de la función son los inferi: cadáveres animados por la voluntad de un mago tenebroso. Es decir, zombis. La escena de los inferi está rodada con sumo cuidado para evitar que los cadáveres se vean de manera demasiado explícita pero, aún así, el espectáculo de esos muertos reanimados tratando de ahogar a Harry en la cueva de Voldemort es terrorífico. 
  • Cerca del final, Dumbledore muere asesinado por Snape, y cae a cámara lenta desde la torre de astronomía. No hay sangre. Los alumnos y el personal de Hogwarts lo despiden en una emotiva escena que también puede alterar los nervios de más de uno.
Harry Potter y la piedra filosofal
Pero también te adentrarás en la relacion paternofilial de Harry y Dumbledore y en varias subtramas tan romanticonas como divertidas.

Harry Potter y las reliquias de la muerte parte 1 (David Yates, 2010).

  • Esta es la película más “adulta” de toda la saga. El ambiente en general es sombrío, y se profundiza más que nunca en las relaciones entre los tres personajes principales. No hay muchas escenas sensibles, pero las pocas que hay son bastante perturbadoras.
  • Durante la escena inicial, un personaje está sostenido en el aire sobre la mesa donde se reunen los mortífagos. Tiene heridas y contusiones, como si hubiera sido golpeado y torturado. Al final de la escena, para mostrar la brutalidad de lord Voldemort, el personaje es sacrificado y devorado por la serpiente Nagini (no hay imágenes explícitas).
  • En el ascensor del ministerio se ven varias bocas de dementores tratando, se supone, de absorber el alma de todo bicho viviente.
  • Ron sufre una aparatosa herida en el hombro, donde se secciona la piel, el músculo y los tendones. Se muestra bastante gráficamente, y el personaje sufre convulsiones y un dolor extremo.
  • Ron experimenta un cambio de personalidad causado por el guardapelo de Tom Ryddle. Esto puede resultar bastante inquietante, al tratarse de un personaje tan querido.
  • Hay varios duelos mágicos a lo largo de la película, a veces con el resultado de que varios personajes acaban heridos o muertos.
  • La escena más impactante de la película es la visita a la casa de la historiadora Bathilda Bagshot. El ambiente es opresivo, y la transformación de la anciana en serpiente gigante resulta muy espeluznante, incluso para los adultos.
  • Hermione es torturada por Bellatrix en la mansión Malfoy. Sin embargo, la escena es bastante más liviana, dentro de su dureza, que su equivalente en la novela original.
Harry Potter y la piedra filosofal
Pero también encontrarás escenas tan alucinantes como la de los siete Harrys o asistirás a la boda de Bill y Fleur.

Harry Potter y las reliquias de la muerte parte 2 (David Yates, 2011).

  • El dragón de Gringotts puede resultar perturbador para algunas personas.
  • Tras el robo de la copa de Hufflepuff, Voldemort provoca una masacre de duendes en Gringotts y se le ve paseando entre cadáveres, sobre un suelo cubierto de sangre.
  • Una porción notable de la película se dedica a la batalla de Hogwarts. Las escenas de batalla son apocalípticas, y hay un poco de todo: monstruos abundantes (gigantes, dementores, hombres lobo…), duelos mágicos, cadáveres en el suelo, sangre por todas partes y destrucción masiva generalizada. Un personaje positivo (Molly Weasley) mata sin compasión a uno negativo (Bellatrix Lestrange).
  • En el momento más intenso de la batalla, hay un breve plano del licántropo Fenrir Greyback mordiendo a Lavender Brown. Greyback mira a la cámara con la boca llena de sangre.
  • Un poco después, la serpiente Nagini mata a Severus Snape. El asesinato se produce fuera de plano, pero los sonidos son muy gráficos y perturbadores. La posterior agonía de Snape, con heridas sangrantes en el cuello, tampoco le va a la zaga.
  • En el pensadero, Harry ve algunos momentos de la noche en la que murieron sus padres. Es una escena espectacular, muy emotiva, en continuo crescendo, que resume toda la historia de la saga en unos minutos. Impactante… e imprescindible. Vas a tener problemas si tratas de censurarla porque tus hijos querrán verla a toda costa.
  • Harry se sacrifica y muere a manos de Voldemort. O, al menos, así lo parece durante unos momentos.
  • En King Cross aparece una figura malherida y deforme que recuerda a un feto humano. Es una visión sin duda perturbadora.
  • La caída de Harry y Voldemort y la posterior muerte de éste están rodadas con expresiones de agonía y deformaciones faciales en primer plano, y pueden resultar excesivas para algunos espectadores.
Harry Potter y la piedra filosofal
Y también te encontrarás con una defensa del heroismo cotidiano y de la cooperación por el bien común a pesar de las diferencias individuales.

Entonces, ¿todo esto merece la pena?

En vista de lo anterior, puede parecer que ver Harry Potter y la piedra filosofal y el resto de la saga con tus hijos menores de 13 años es una carrera de obstáculos, pero no es para tanto. Basta con tener el mando a distancia a mano y conocer las películas de antemano, para darle a la pausa en el momento preciso y adelantar un poco la proyección si lo estimas necesario.

A modo de ejemplo, en mi casa vimos las películas (evitando algunas de las escenas mencionadas, pero no todas) cuando mis hijas tenían 6 y 9 años de edad, respectivamente. Siguen siendo grandes fans de Harry Potter y no tienen más pesadillas ni temores en general que otros niños de su edad.

¿Por qué iban a querer tus hijos ver algo así, teniendo a mano el último éxito de Disney? Básicamente, por la misma razón por la que tú querías ver Poltergeist o Noche de miedo aunque aún no hubieras cumplido la edad recomendada. Tal vez te apetezca bucear un poco en tu memoria  antes de decidirte.

La saga de películas de Harry Potter constituye una obra audiovisual moderna de gran importancia, y es beneficioso para los niños estar en contacto con todas las formas de arte. Además, los protagonistas son un grupo de chicos y chicas valientes, que superan todas las dificultades por iniciativa propia, se enfrentan al peligro con valor y salen de la aventura victoriosos y más seguros de sí mismos.

Por si eso fuera poco, las aventuras de Harry Potter subrayan la importancia de la familia, la amistad y el trabajo en equipo, y suponen una metáfora muy clara acerca de la democracia, de la aceptación de la diferencia, de la defensa de los más débiles y de la necesaria, y continua, lucha contra las tentaciones totalitarias.

De modo que sí, yo creo que sí merece la pena ver la saga de películas de Harry Potter con niños, aunque aún no hayan cumplido los 13 años.

¿Y tú que piensas?

¿Cuál es la edad adecuada, en tu opinión, para que los niños puedan ver las películas de Harry Potter? ¿A qué edad la vieron tus hijos? ¿Qué impresión les causó? Cuéntanoslo en los comentarios y lo hablamos.

Créditos de las imágenes

Todas las imágenes son propiedad de Warner Brothers Pictures Inc., excepto la de Shrek, que es propiedad de Dreamworks Animation SKG, y la del gato asustado, que es de dominio público. Se reproducen aquí en baja calidad y dentro de los términos del fair use o uso razonable. El encabezado se ha construido modificando una imagen de dominio público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *