Arcadia: el infierno está al otro lado de la puerta

¿Qué es lo que sucede en Arcadia? Si cualquier navegante tiene cuanto puede desear, si basta chasquear los dedos para que un bot haga realidad tus sueños, ¿por qué dicen que los braceros se han levantado en armas? ¿Por qué hay rumores de que una guerra civil se extiende como la pólvora en el este? ¿Por qué no funciona el suministro de comida, y hace días que no sale agua de los grifos, y no hay modo de poner en marcha el purificador de aire? ¿Por qué mis vecinos, esos que ayer me saludaban por la calle y me sonreían con amabilidad, ahora golpean la puerta de mi casa y gritan sabemos que estás ahí, hija de puta, abre o echaremos la puerta abajo?

Deben pensar que nos queda algo de agua en la despensa.

A veces casi deseo que entren. Que entren y esta pesadilla termine de una vez.


Arcadia no es la primera novela que escribí, pero sí la primera que escribí en serio.

Es, sin duda, una novela de juventud con todo lo que eso implica: está plagada de errores de principiante pero también rebosa esa desfachatez que solo pueden tener los principiantes. Ahora no la escribiría igual, o ni siquiera la escribiría. Por eso la considero valiosa: porque es un ejemplar irrepetible.

Arcadia es ciencia ficción clásica, con denuncia social de brocha gorda y reflexión de fondo acerca de nuestro porvenir como especie.

Acabo de publicarla en Amazon. Puedes leer los primeros capítulos gratis aquí mismo y, si te interesa, estaré encantado de que la adquieras en edición Kindle o en tapa blanda, y que la leas hasta el final. Porque el final, como debe ser, es lo mejor de la historia.