El pez que escapó de su pecera

 

¿Qué puede hacer un pobre pececillo si un día muerde por error el anzuelo de un pescador y acaba encerrado en una pecera?
Yo te lo diré. Puede hacer dos cosas: lamentarse por su suerte o intentar escapar.

¿Y qué puedes hacer tú si un día te encuentras a un pececillo que trata de llegar desesperadamente al mar?
También te lo diré: puedes pasar de largo… o echarle una mano.


“El pez que escapó de su pecera” es mi primera incursión en la literatura infantil pura y dura: un cuento breve que surgió durante un paseo con mi hija cuando era muy pequeña. Es decir, improvisación pura, un poco pulida e ilustrada para la ocasión. Y sí, las ilustraciones son mías, hechas con estas manitas que se ha de comer la tierra. La vena de dibujante frustrado, qué le vamos a hacer.

Amazon no me deja incrustar una previsualización del libro aquí, supongo que porque es algo pesado de mover por la cantidad de imágenes que contiene, pero puedes ver las primeras páginas gratis en la propia web de Amazon: